CÓMO VIAJAR POR INDONESIA: Rutas y Transportes

 

Como nosotros no planeamos nuestros viajes con anticipación, en Indonesia nuestra ruta no fue la más eficiente, hicimos muchas idas y vueltas. Al final les voy a contar como la hubiera hecho diferente.

Para viajar por Indonesia se necesita mucha paciencia. Los recorridos son largos y el transporte limitado. En muchos lugares no existe el transporte público y la única opción es negociar (siempre negociar) un taxi o alquilar una moto. Para comprar por internet los pasajes de tren (en Java) y de avión, a veces es necesario tener una tarjeta de crédito local. Hay varios almacenes, oficinas y agencias de viaje donde ellos pueden comprarlos  y uno les paga en efectivo con una baja comisión.

Para que vayan preparados, en Indonesia todos los que viven del turismo están conectados entre ellos, entonces preguntas algo por ejemplo a un guardia y él te lleva donde su amigo el taxista, el taxista te lleva al hostel de su amigo, en el hostel te venden el tour del hermano etc, y en cada transacción cada uno se va ganando su comisión, lo que va aumentando el precio final. Es muy dificil salirse de este circulo, a veces esto es muy irritante pero muchas veces es la única opción para encontrar información. Ademas siempre te van a querer cobrar de más en todo, ellos asumen que por haber venido de otro país tienes mucho dinero (y te lo pueden decir en la cara) todo hay que negociarlo bastante. Paciencia.

Esta fue la ruta (va por islas) que hicimos durante un mes de viaje en Indonesia:

Itinerario:

  • Bali (Seminyak –> Ubud –> Tulamben)
  • Lombok (Gili Air –> Senggigi –> Kuta)
  • Flores (Komodo)
  • Java (Ijen –> Bromo–>Yogyakarta –> Jakarta)
Indonesia map

Indonesia map

Llegada a Bali

Volamos desde Singapur a Bali (Denpasar) por la mañana.  Del aeropuerto buscamos la forma de usar el transporte publico, pero nos dimos el primer golpe de realidad, solo podíamos tomar un taxi. Nuestro hostel estaba en Seminyak y nos querían cobrar una locura. Todos los taxistas nos daban precios diferentes, pero todos muy altos para nuestro presupuesto. Por fin logramos negociar con un chico que nos cayó bien y un poco derrotados tomamos el taxi hacia Seminyak,.

En Seminyak nos quedamos dos noches, donde disfrutamos de hermosos atardeceres en las playas de Kuta y nos dimos cuenta de que sin transporte propio, (entiendase scooter) la vida iba a ser muy dificil. Asi que empezamos a hablar con algunas personas y encontramos a un chico dispuesto a enseñarnos a montar moto (si, llegamos a los 30 años sin saber manejar una moto). La “clase” duró toda una tarde y aunque los nervios eran grandes, nos ayudo a tener una buena base y a ganar algo de confianza para practicar y poder lograr algo de independencia.  Ojo: no recomendamos hacer esto, si pueden aprendan con tiempo en su país, aprender con el tráfico en el Sudeste Asiatico es muy complicado.

Así nos recibió Bali

De Seminyak a Ubud

Luego teníamos muchas ganas de ir a Ubud, en el centro de Bali donde el paisaje es completamente diferente. Para ir de Seminyak a Ubud la única opción fue negociar un taxi que nos recomendaron en el hostel y nos dejó en el hotel donde nos quedamos 3 noches. Este trayecto son solo 40 km pero duró 3 horas, asi de malas son las rutas y el tráfico. Ubud es hermoso, nos encantó la tranquilidad, cultura y la naturaleza del lugar. Allí se pueden hacer ciertas actividades caminando, pero lo ideal es alquilar una scooter (o un chofer por el día, pero va a ser mucho mas caro, alrededor de 60USD) para recorrer los diferentes templos y las terrazas de arroz que están a varios kilómetros del pueblo. Nosotros nos armamos de valor y alquilamos una scooter para ir a las terrazas de arroz de Tegalalang y los templos de los alrededores, y aprovechamos para perdernos por las aldeas menos visitadas.

Tegalalang

De Ubud a Tulamben

Con muchas ganas de mar, nos movimos luego para el norte de la isla, hacia Tulamben, famoso por el snorkeling y el buceo. Para ir de Ubud a Tulamben encontramos una agencia de viajes en el centro de Ubud que vendía pasajes en una van hacia Ahmed, pasando por Tulamben. En Tulamben hay un barco hundido americano de la Segunda Guerra Mundial a unos pocos metros de profundidad que se puede ver haciendo solo snorkeling.  Nos pasamos dos días nadando y con la vida marina que es realmente impresionante aquí. No hubo necesidad de salir del hotel ya que estaba en la playa y desde ahí podíamos nadar a diferentes partes con el snorkel.

USAT Liberty

De Tulamben a Gili Air

Nuestro siguiente destino eran las Islas Gili, en específico, Gili Air. Para ir de Tulamben a Gili Air, tomamos una van que nos llevó hacia Amed, el pasaje lo compramos en el hotel mismo. En Ahmed tomamos un ferry hacia las Gili, este ferry paraba en todas las Gili. Las playas aquí son de agua cristalina y el snorkel y el buceo son geniales. Las tortugas marinas pueden verse a metros de la playa y en toda la isla ofrecen un tour de snorkel por las 3 Gilis que está muy bueno. Nos quedamos en Gili Air por 5 noches donde buceamos y nos relajamos al ritmo y paz de la isla.

Tipico lugar para desayunar

De Gili Air a Kuta Lombok

El siguiente destino fue la Isla de Lombok, que algunos llaman “la nueva Bali”.  En Gili Air simplemente fuimos al puerto por la mañana y un pequeño barco nos llevó hacia el puerto de Bangsal. Allí tuvimos que caminar hasta la estación de buses y de ahi tomamos una van que nos llevó a Senggigi, en donde pasamos una noche solo porque el nombre me parecía muy especial, pero que resultó tener una linda playa. Al siguiente día tomamos una van en nuestro hostel (compramos los pasajes ahí mismo) hacia Kuta y allí alquilamos una moto para visitar unas playas escondidas y el interior de la isla. Lo mejor aquí es tomar un mapa (maps.me) y parar en todas las playitas que se marcan.

Lombok

De Lombok a Komodo

El siguiente destino era ir a ver los dragones de Komodo. Para llegar a la isla de Komodo hay que ir a Labuan Bajo en la isla de Flores. Para ir de Lombok a Labuan bajo se puede tomar un crucero por 4 días, pero no teníamos tanto tiempo (ni confianza) así tomamos un vuelo con escala en Denpasar. Los vuelos en Indonesia son re baratos, la parte dificil es comprarlos por internet porque todas las aerolineas nos pedían una tarjeta de credito local, asi que fuímos a un almacen en la calle que vende pasajes y ellos hicieron la compra y nosotros les pagamos en efectivo. En el aeropuerto de Labuan Bajo compartimos un taxi con otros viajeros para llegar a nuestro hostel.

Nuestro “crucero”

Visita a Komodo

La calle principal de Labuan bajo está llena de agencias de viajes y de escuelas de buceo, acá se puede buscar el plan que uno quiera para visitar Komodo. Un “crucero” de solo un día, o dos días y una noche, o tres días dos noches, etc. También hay Liveaboards para ir a bucear por varios días o salidas para ir por un día. ¡Hay muchísimas opciones! Nosotros caminamos toda una tarde buscando las mejores opciones y al final fuimos a bucear por un día para ver las mantas y luego tomamos un “crucero” de dos días y una noche que nos llevó a Rinca y Komodo el primer día para ver los dragones. En la isla tuvimos que pagarle a unos guias para que nos llevaran por el parque y nos defendieran de los dragones. La noche la pasamos en el barco, donde dormimos los 7 pasajeros en el piso, porque asi era el arreglo del barco. El segundo día pasamos por varias islas para hacer snorkel y nadamos con muchas mantas, visitamos jardines de corales y varias playas. Fue un viaje muy lindo, incomodo pero lindo.

Dragón de Komodo

De Komodo a Java

El siguiente objetivo era llegar a Java. Para ir de Labuan Bajo a Java primero tomamos un avión a Bali, aterrizamos en Denpasar y tomamos un taxi a la estación de buses Ubung (¡diferente a Ubud!). Ahí habríamos podído tomar un bus que sale del aeropuerto a la estación de buses, pero tiene unos horarios muy raros y si esperabamos el siguiente ibamos a perder el último ferry. En Ubung tomamos el bus que iba a Gilimanuk (la punta más occidental de Bali). Un bus bastante viejo e incómodo en el que viajamos por 5 horas. En el puerto de Gilimanuk tomamos el ferry que cruza a la isla de Java.

El volcán Ijen y el monte Bromo

Queríamos ir al volcán Ijen así que cuando llegamos a Java preguntamos cómo llegar a Karangasem (estación de tren cerca al volcán) y un guardia de seguridad nos llevó donde un taxista amigo (esto es muy común en Indonesia). Ya estaba de noche así que negociamos con el taxista para que nos llevará a la ciudad y él mismo nos llevó a la Guesthouse de su amigo. Como era de esperarse, el taxista nos ofreció el tour para ir al volcán, como ya eran las 10pm y queríamos salir a la medianoche, no teníamos tiempo de buscar otra opción, así que aceptamos ir con él después de una larga negociación. Para ir al volcán no se necesita realmente un guía, pero si necesitábamos el transporte y las mascaras de gas, y bueno, el guía ya venía incluido así que vino con nosotros.

Rodeados de gases tóxicos

La subida al volcán fue difícil y algo decepcionante, pero eso es tema para otro post. Empezamos el recorrido a las 12 de la medianoche, vimos el amanecer en el cráter, volvimos a la camioneta casi a las 7am y a las 8am estábamos de vuelta en el hotel a tiempo para tomar el tren de las 9am a Probolinggo para ir al Bromo.

El tren a Probolinggo duró 4 horas y cuando llegamos tomamos una camioneta que nos llevó a la “estación de buses” que realmente es una agencia de viajes, de donde sale el bus a Cemoro Lawang, base del Monte Bromo. Hay que esperar que el bus se llene con varias personas, o se puede negociar pagar el cupo completo, porque a veces hay que esperar ¡hasta 4 horas para que esté lleno! Nosotros éramos 4 y decidimos pagar el cupo completo para irnos lo más pronto posible. El trayecto duró una hora y nos dejó en el hotel. Desde ahí es muy fácil hacer las caminatas al Bromo para ver el amanecer y no se necesitan guías.

Monte Bromo

Del monte Bromo a Yogyakarta

La misma mañana volvimos a tiempo para tomar una van (la misma que nos habia traido, le pedimos que nos recogiera al siguiente día y reunimos a muchos viajeros para llenar el cupo y pagar menos) que nos llevaba de vuelta a la estación de tren de Probolinggo con destino a Yogyakarta. El trayecto en tren son 9 largas horas, el pasaje lo compramos directamente en la estación. Yogya es bastante grande y tiene transporte público (algo poco común en Indonesia) y los taxis son útiles porque usan el medidor y no te cobran el triple por ser extranjero (claro que hay que pedirles que lo prendan). Con los buses públicos fue posible ir al templo Prambanan (bus 1A). A Borobudur también es posible ir por tu cuenta en transporte público (pero no al amanecer): bus de línea hasta la terminal de buses Jombor, luego un bus de larga distancia hasta el templo, este trayecto dura dos horas. En Yogya nos quedamos 4 días y nos llovió todo el tiempo así que no pudimos hacer todo lo que hubiéramos querido. No es buena idea ir a Java en la época de lluvias.

En el templo Borobudur

De Yogyakarta a Jakarta

Después de Yogya teníamos que llegar a Jakarta para tomar nuestro vuelo. Compramos el pasaje de tren en una tienda que lo compra por internet y nos imprime la reserva y al llegar a la estación se reclaman los billetes para abordar el tren. Este tren duró unas 8 horas y cuando llegamos fuimos directo a buscar los taxis BlueBird que son los más confiables porque usan medidor. Solo pasamos una noche en Jakarta y al siguiente día tomamos un taxi al aeropuerto con el que negociamos el precio. Hay shuttle buses pero entre dos es casi el mismo precio que un taxi y como teníamos un vuelo muy temprano en la mañana era mejor no arriesgarnos.

Si pudieramos hacerlo todo de nuevo, no hubieramos comenzado por Bali. Hubieramos comenzado por Jakarta y lo hubieramos hecho todo en línea recta de oeste a este, no nos hubieramos molestado en pasar días en Seminyak y hubieramos pasado más tiempo en Ubud o en Lombok y hubieramos usado más la moto para ir a diferentes aldeas por nuestra cuenta. Nos queda como experiencia que para países archipielago como Indonesia o Filipinas, es mejor tener algo planeado con anticipación porque se pierde mucho tiempo viajando entre islas.

Así terminamos nuestro primer recorrido por la inmensa Indonesia. Nos quedamos con ganas de hacer muchisimo mas, así que tendremos que volver con mas tiempo y con toda la experiencia que ganamos de como funcionan las cosas en este país.

En futuras publicaciones les contaremos más de lo que pasó en cada lugar que visitamos.

 

 

Publicado en Indonesia, Preparación, Rutas, Transporte, Viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.